A veces la diabetes te sorprende

557466_10151016811227097_955997443_n

Hace como un mes y medio, yo estaba en la oficina en la mañana (había comenzado un trabajo nuevo un poco antes de esto) y de repente sonó mi teléfono y era Juan, mi esposo, diciéndome, no te asustes pero acabo de tener una pequeña hemorragia en el ojo izquierdo.

Como saben Juan sufre de una complicación de la diabetes llamada retinopatía diabética, en su caso proliferativa avanzada y hace unos ocho años tuvo múltiples hemorragias en los ojos, que le bloquearon el 99 por ciento de la visión en un ojo y el 30 por ciento de la visión del otro ojo. Después de meses de sesiones de laser, inyecciones intraoculares, una vitrectomía en el ojo derecho, Juan estuvo bien y seguimos nuestra vida, siendo cuidadosos con la alimentación y con el ejercicio.

Juan en todos estos años como ya les he contado en este blog ha sido muy cuidadoso de sus valores, siempre haciendo sus chequeos, cuidando la alimentación y haciendo ejercicio, sin embargo algo que ha sido un reto controlar y más cuando decides dentro de tu ruta de vida emigrar ha sido el manejo del estrés. En los últimos seis meses sus valores han subido un poco aun cuando su alimentación no ha cambiado en mucho y parte de esto lo hemos atribuido a situaciones de estrés relacionadas con problemas familiares, trabajo, país, etc. Si hemos implementado técnicas de manejo del estrés pero pareciera que después de nueve años viviendo con una condición como la diabetes ya es tiempo de hacer otros cambios.

Como les decía unas líneas atrás para los dos esto ha sido una sorpresa porque aunque los valores han subido un poco siguen estando dentro de los valores deseados para una persona que vive con diabetes tipo 2 y está controlada, por lo que nunca llegamos a estimar que una nueva hemorragia podría surgir.

En mi caso tuve una mezcla de miedo, frustración, tristeza, donde me comencé a hacer preguntas, cuestionamientos, a preguntarme si hemos tratado de hacer las cosas bien porqué esto pasó, pensando que tal vez la dieta tiene que ser más estricta, más mediciones diarias, el médico no era el apropiado, hemos debido aplicar técnicas adicionales de manejo del estrés, etc. Sim embargo, haciendo hipótesis nada íbamos a cambiar, porque independientemente de lo que estimemos fue el origen, la hemorragia estaba ahí, hubo una segunda unos días después y era  momento de poner manos a la obra.

Lo que decidimos fue ir de emergencia al médico, y éste decidió poner una inyección intraocular a Juan, además pedimos una cita con su médico general, pero para esta cita nos preparamos y Juan comenzó una semana antes a hacer mediciones de su glucosa al despertarse antes de comer, dos horas después de comer y esto nos ha servido para conocer que algunos alimentos que venía comiendo, saludables como por ejemplo los garbanzos, no tienen una buena respuesta en sus niveles de azúcar en sangre.

Una de las cosas que hemos aprendido o reafirmado de esta experiencia, es que el ser humano y su cuerpo es cambiante, y lo que te servía en una etapa de tu vida no necesariamente te va a servir en otra etapa.

De nuevo reafirmamos que de nada sirve quedarse en el lamento ( algo que mi jefe constantemente dice es que el dolor es inevitable pero el sufrimiento si lo es) en el sufrimiento de lo inesperado, y que hay que tomar acción rápido, apoyarse en el equipo médico, y comenzar a hacer los cambios necesarios para que la retinopatía de nuevo deje de estar activa, los valores se regulen de nuevo al nivel que Juan suele tener y aceptar que esta condición puede jugarte una mala pasada aunque pienses que estás haciendo las cosas bien.

Y si, si te juega una mala pasada, no pienses que no pudiste, que lo hiciste mal, simplemente toma las riendas de tu vida como mi esposo siempre dice y busca hacer los cambios que te llevarán de nuevo a recuperar esa calidad de vida que todos los que viven o conviven con una condición como la diabetes desean tener.

Espero que esta historia les ayude a entender un poco más de esta condición, lo que implica su aceptación en diferentes etapas de la vida, además de la importancia de dar los pasos y cambios necesarios en el momento en que la diabetes te pueda sorprender.

Un abrazo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s