El almuerzo en días laborables

nielsen-ramon-510278-unsplash

Uno de los principales problemas que afrontamos cuando queremos comenzar a cambiar hábitos es nuestra comida del almuerzo, sobre todo cuando cumplimos horarios en una oficina. Y es que aunque tenemos nuestro tiempo para comer, nos surgen dudas sobre que comer. Y aquí mi principal recomendación es: lleva tu comida al trabajo, lleva tu lonchera.

Supongo que aquí algunos estarán pensando que eso es imposible, que quien tiene tiempo para cocinar en casa, que hay que arreglar mejor la comida de los niños pero al final todo está en la planificación. En mi caso por años he llevado mi lonchera al trabajo, actualmente tomo un snack tarde y almuerzo en casa, pero Juan mi esposo, aunque tiene un montón de opciones disponibles dentro de la empresa, desde hace un año comenzó a llevarse la comida al trabajo todos los días.

Y la razón es porque llevar la comida al trabajo tiene múltiples beneficios entre los que están que controlas las porciones, los ingredientes que utilizas en su preparación, si incluyes una ensalada sabes que aderezo estas utilizando y de seguro la cantidad es menor y tiene menos grasa que la que puedas usar si decides comprar comida afuera, además cuando comienzas a sumar, estás ahorrando dinero.

Pero entonces que hacer? La respuesta de nuevo es la planificación, piensa desde el fin de semana que vas a llevar la próxima semana en tu lonchera, prepáralo, puedes tener cosas congeladas y descongelarlas para incluirlas en tu almuerzos, también puedes optar por un wrap, ensaladas, sándwich preparados con ingredientes saludables, pasta con una salsa de tomate casera, opciones sencillas que pueden ayudarte a comer mejor y tener un mejor control de tus hábitos alimenticios durante la semana.

En casa, por lo general preparo tres opciones para la semana, por ejemplo salsa de pasta, granos (lentejas, garbanzos, frijoles negros o rojos, etc), hamburguesas de pavo, además arroz y esto ya está listo en la nevera o a veces los granos los tengo ya listos y congelados. En las mañanas cuando es tiempo de arreglarse para salir y estamos preparando el desayuno, arreglo la lonchera, en ese momento pongo las porciones de la comida en los contenedores y preparo una ensalada, aderezo si es necesario. Esto por lo general no me toma más de diez minutos.

Puede que esta no sea una opción para ti para todos los días pero tal vez puedes intentarla dos o tres días a la semana. Si igualmente es imposible, siempre puedes llevar algunos snacks o meriendas saludables como manzanas, mandarina, cambur/banana, frutos secos, galletas de arroz, que van a ser una mejor opción para ti al momento en que te provoque comer algo en la oficina y así no tengas que ir a las máquinas de ventas de dulces o a la tienda por una galleta, chocolate, caramelo.

Si no puedes llevar tu comida a la oficina, porque de ninguna manera puedes encontrar un espacio en tu agenda diaria para cocinar, trata de optar por las opciones más saludables que tengas disponibles cerca de ti. Hay también algunos emprendimientos que se encargan de preparar opciones saludables de almuerzos y llevarlos a la hora que tengas disponibles para comer, esto también podría facilitarte una alimentación sana en tu horario laboral.

No es tan complicado, pero hay que dar ese primer paso, planificarse y comenzar. Si eres de los que lleva su comida al trabajo cuéntame.

Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s