La comida emocional y como nos queremos sentir

Ice Cream Mucho de los problemas que enfrentamos cuando queremos cambiar de hábitos alimenticios y comer mas sano es luchar contra los antojos que sentimos por dulces, chips, comida procesada, helados y es un deseo por comer que nos llega sin importar las metas que nos hayamos trazado o aun teniendo que manejar una condición preexistente.

Pero porqué ocurre esto? Elisa Markhoff en su artículo sobre el hambre emocional publicado en su página web, sicología de la nutrición, nos explica que existe el apetito emocional, que se presenta cuando estamos preocupados, ansiosos, tristes, distraídos y comemos sin tener hambre físico, sino hambre de una emoción o experiencia, es decir, es cuando intentamos saciar nuestras necesidades emocionales con comida.

Cuando tenemos una emoción de este tipo, ansiedad, estrés, tristeza, nostalgia, queremos tener una recompensa inmediata/solución y esta fácilmente la recibimos con la comida que nos gusta (queremos atacar esa emoción de inmediato y sentirnos de una manera diferente usando la comida), porque cuando comemos alimentos que sacian nuestros antojos, por lo general altos en carbohidratos simples como harinas, azúcar o en grasas saturadas, obtenemos esta recompensa que tapa esa emoción pero nos satisface solo en ese momento.

Y porque actuamos de esta manera?, porque para nosotros es mas fácil buscar ese alimento que va a cubrir nuestras emociones, que identificarlas, trabajar en ellas, tenerlas conscientes y llenarlas con situaciones o experiencias diferentes, que no desencadenen posteriores sentimientos de culpa por haber comido alimentos procesados, en algunos casos con alto contenido de azúcar, grasas y esta emoción de culpa o remordimiento seguramente no se encuentran en sintonía con como realmente nos queremos sentir.

Y creo que el tema de como nos queremos sentir esta muy ligado al manejo de las emociones y al apetito emocional. Durante este año he estado leyendo y resaltando frases de un libro que me ha parecido súper enriquecedor, el Mapa del Deseo de Danielle Laporte, según el cual, todas las metas que diariamente nos planteamos o que al final de año nos fijamos para cumplir el próximo año, deben estar guiadas por nuestros sentimientos deseados, por como nos queremos sentir.

Si en tus pensamientos te quieres sentir saludable, enérgico, fuerte, atractivo, cómodo, deseado, dispuesto, equilibrado, nutrido, etc, entonces de una manera consciente, debemos trabajar día a día, evaluando todas las acciones que tomamos e ir identificando si estas acciones se alinean con estas emociones que son realmente las que queremos que prevalezcan en nuestra vida, acciones dentro de las que se encuentran las comidas.

Que es difícil, si puede serlo, es un trabajo de todos los días, de estar presentes y de poder identificar esas otras emociones que no van a desaparecer, van a seguir existiendo y retándonos pero nosotros podemos trabajar para identificarlas, vivirlas, sentirlas y sustituirlas por aquellos sentimientos que hemos elegido como deseados.

Como dice Danielle Laporte en su libro “Eventualmente, el como creas tus sentimientos más deseados se convertirá en un hábito de tu verdadera naturaleza, instintivamente saludable y consciente de si mismo”, porque cuando trabajas diariamente sobre tus emociones, las vives e identificas el porque las estas sintiendo, que suceso esta unido a la presencia de esa emoción, en este caso, su manejo es totalmente diferente.

Entonces, cuando llega el momento del hambre emocional y estamos ansiosos, estresados, tristes, queremos comer comida no muy saludable y no en una cantidad moderada, lo ideal es identificar que emoción esta detrás de ese deseo y llenarla con algo diferente a la comida, dándole prioridad siempre a como nos queremos sentir, nos queremos sentir culpables después de comernos esto o nos queremos sentir nutridos, saludables, enérgicos, plenos, etc.

A diferencia, podríamos trabajar esa emoción, llamando a un amigo y conversando sobre como nos sentimos, escribiendo en una hoja todo lo que tenemos en la mente, caminando por unos minutos al aire libre, haciendo varias respiraciones, haciendo un poco de ejercicio, meditando por cinco minutos, etc, tu puedes identificar cuales son esas acciones diferentes a la comida que pueden atajar tus emociones.

Finalmente les quería compartir que cuando estaba pensando en escribir este post, le pregunté a mi esposo porque hace 23 años pesando 160 kilos (350 libras) decidió hacer cambios en su estilo de vida que lo llevaron a actualmente pesar 90 kilos (198 libras) y su respuesta fue, “Me vi en un espejo y sentí que me estaba matando, sabia que no iba a ser fácil, pero me quería sentir de una manera diferente, cuando decides hacer el cambio desde adentro, de una manera consciente consigues la fuerza para hacerlo”

Como saben el cambio de hábitos, de estilo de vida es un trabajo diario y trabajar en mis sentimientos deseados, en como me quiero sentir sigue siendo parte de la transformación por la que sigo apostando. Hoy quería compartirles estas ideas para que de una manera consciente, trabajemos en como nos queremos sentir y sea una herramienta para que podamos manejar esos antojos u otros temas de nuestra vida que si están en equilibrio nos van a permitir estar mas saludables y en balance.

Espero que estas palabras los ayuden a conectarse con esos sentimientos y los ayuden en el manejo de sus antojos.

Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s